Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
28 octubre 2012 7 28 /10 /octubre /2012 19:01

 

 

 

Con ansia de beber fuentes lozanas,

Venciendo mis miedos con mi osadía,

fuí al segundo Encuentro de Poetas,

Me sentí arropado por la Luz que desprendían.

Un Encuentro, torrente de añoranzas y energías.

Un jugar con lo inifnito,

lo inmortal de las frases y palabras.

¡Bandadas de palabras!, ¡qué bonito!...

Versos valientes mirando de frente al alma.

Un cortejo de voces con acordes de rompe y rasga,

Oídas en silencio, equipaje de ilusones y esperanzas.

Voracidad de sentimientos,

calmando nuestra sed de sol y encantos.

Danza del vientre de poemas viendo.

Los sonidos, pétalos suaves, la entraña acariciando.

El tiempo se detiene, el día es un gran sueño.

Vibra el horizonte de mi mente y de mi alma.

Dolor, alegrías, abrazos, sonrisas, lágrimas...

y un cante flamenco rompiendonos por Juan Miranda...

Con paso lento, pero firme terciopelo su palabra,

el gran maestro de la Paz y la Armonía,

llegó, Lopera, el Poeta, deleitándo como siempre sus palabras,

poniendo digno colofón a ese gran día.

 

 

 

Compartir este post

Repost0
25 octubre 2012 4 25 /10 /octubre /2012 00:59

Guíame ya, al alba,

que la agoniá de las sombras

duelen todavía.

Otra sentencia me llevaría

por el feliz sendero de luces y de honras.

Injustamente condenado fuí,

duermen los escrúpulos

que se jugaron mi vida.

Y mientras duermen con recato

y dicha,

arrebujan en su fétido aliento,

los pliegos densos del olvido,

que contienen su inconciencia.

Mi evasión, a luz del día, llegará

hacia la muerte,

delante de “señores”, y sus insolencias.

El mal que tan artero injuria,

es para algunos discreto

pasatiempo en la osadía.

Me atormenta

la desmesura de la muerte

Los baluartes de este infierno

superan mis pecados.

Aléjalo de mí, dios mío, haz algo.

 

 

Compartir este post

Repost0
24 octubre 2012 3 24 /10 /octubre /2012 23:11

 

 

He oído en las noticias una blasfemia y como en las antiguas escrituras sagradas, yo me rasgo las vestiduras, en señal de sentirme violentado. Un imbécil, cuyo nombre no quiero ni acordarme, afirma que las violaciones son “porque dios lo quiso”.

 

 

A pesar del agravio, la falta de atrición,

los regodeos que ejecutas, no paran el fuego.

Desafías a las aptitudes del corazón,

te brindo no admitirte defensa y luego,

a pura furia, te argumente el cielo tu sinrazón.

¡Así demuestres tu arrojo en los secuestros!

Y tu valentía y resignación

que pretendes en los ovarios en cautiverios,

demuestres ante ellos.

Que con fiereza y razón, te aten como reo al banquillo,

tus ojos venden y alcen

resistentes parihuelas y quedes fijo

Con impaciencia espero, que te violen,

por ver si en estas coordenadas asumes

tu reclamo al silencio de la carne y regocijo...

sin expresar temor por el castigo.

Que te escolten con tambores secos

y retumben en los paredones de tu infamia,

a ver si de una vez por todas

tu cuerpo lacerado cria un alma.

Y que sea tu dios, tu fiel testigo

de que se cumple en tí cuanto te digo.

 

 

Compartir este post

Repost0
24 octubre 2012 3 24 /10 /octubre /2012 17:42

Esta es mi queja, surgiendo

de las correas del asombro,

el humilde sentimiento sublevando,

rompiendo en ásperos corajes,

reprochando a sangre y fuego,

de las leyes, tanto ultraje.

Aprueban el presupuesto del gobierno.

Hay que ajustar el hambre de los pobres,

jugando con las cruces y los panes,

respaldando el rigor del desengaño,

sometiendo al obrero a la intemperie,

con convencionalismos desatados,

transgrediendo la ley a su capricho.

Ignorando argumentos que les lleguen,

y la integridad, y la prudencia, y los votos...

Haciendo caso omiso del castigo

que infringen a las gentes.

Yo levanto mi queja, insistiendo

en mi firme impertinencia,

contra ellos, llamo a la desobediencia.

A partir las barreras represivas.

Asumiendo un reclamo de justicia.

Y que el pueblo les imponga penitencia.

Compartir este post

Repost0
23 octubre 2012 2 23 /10 /octubre /2012 23:40

 

 

Llévame y gozaremos el desenfreno.

 Llévame al atroz peregrinaje
desde lo más profundo hasta tus senos.
Y que entre llagas de placeres de amor

mis cartas pueda dar de nuevo.

Cantos entonaremos procurando,

que la muerte no saquee nuestros cuerpos.

No dejes que mi corazón te llore,

el regocijo, la fiereza, la razón, todo mi ser entrego.

Encarcelado en mi piel, a perpetuidad,

amo el cautiverio de estar contigo,

destierro, al hondo interminable, mi soledad.

 Inconmovible, el alma te mendigo.

 Haz que no me caiga, que no me rompa,

en las impías redes de la muerte,

con sus uñas amarillas y su velo de pompa.

Ardientemente espero tus palabras

para envolverme en ellas y gozarlas.

 

Compartir este post

Repost0
22 octubre 2012 1 22 /10 /octubre /2012 00:54

 

 

 

En los días del comienzo,

descalzas inocencias

brindaban mansedumbre

en la orilla del tiempo.

Los países no existían,

ni los ejércitos,

ni sus villanías,

ni los patrimonios,

ni inspectores de hacienda,

ni manicomios,

ni las amarras,

ni los inventarios...

Vivían a diario

y crecía la Esperanza.

En el atardecer,

se aliaban

la luz y las flores,

y el sonoro lenguaje

de las aves.

Y, poco a poco, la noche sentía

nostalgia de la música del día.

La luna, cenicienta,

andaba infinitas cuestas

llevando susurros de amantes

que daban vida a la noche

en rituales quemantes.

Rompiendo fugazmente el silencio,

a fuerza de reflejos.

Pero alambiques negros

nacidos de sí mismos,

detonaron vestigios de helechos

siendo de las ciénagas

el advenimiento.

Sobre la inmensidad del horizonte

que paría el crepúsculo,

un rumor de alas sin nombre,

destrozaron el mundo.

Derrotada la memoria,

con precarios coágulos,

fuimos expulsados

lacerantes y abandonados.


 

Compartir este post

Repost0
22 octubre 2012 1 22 /10 /octubre /2012 00:51

 

 

En los días del comienzo,

descalzas inocencias

brindaban mansedumbre

en la orilla del tiempo.

Los países no existían,

ni los ejércitos,

ni sus villanías,

ni los patrimonios,

ni inspectores de hacienda,

ni manicomios,

ni las amarras,

ni los inventarios...

Vivían a diario

y crecía la Esperanza.

En el atardecer,

se aliaban

la luz y las flores,

y el sonoro lenguaje

de las aves.

Y, poco a poco, la noche sentía

nostalgia de la música del día.

La luna, cenicienta,

andaba infinitas cuestas

llevando susurros de amantes

que daban vida a la noche

en rituales quemantes.

Rompiendo fugazmente el silencio,

a fuerza de reflejos.

Pero alambiques negros

nacidos de sí mismos,

detonaron vestigios de helechos

siendo de las ciénagas

el advenimiento.

Sobre la inmensidad del horizonte

que paría el crepúsculo,

un rumor de alas sin nombre,

destrozaron el mundo.

Derrotada la memoria,

con precarios coágulos,

fuimos expulsados

lacerantes y abandonados.

 

Compartir este post

Repost0
21 octubre 2012 7 21 /10 /octubre /2012 15:12
 Gaznápiros, este país, gobernando; el dinero deslumbrando voluntades, el placer por bocado; entre tanto, como peces, algunas, son látigo de escamas que bailan y se contonean rodeando con la fragancia de su mano al palurdo de turno, su amo. Después, a golpe de bolitas de rosario cuentan sus primaveras, mientras una flor con hilo de oro duerme en el encaje de su enagua. El combate es mustio. ante este panorama.  Tienen la cabeza dura como el tranvía, y en mi inconclusa espera de cambio, paso la vida y una mueca de disparate viene a mi alma. Veo pasar hipopótamos con gomina que llevan ropa de marca. De los que al pueblo hincan  del “destino” la lanza  y sienten en ello regusto a vara de nardos,  como la luz de su mundo, bellos. 

Compartir este post

Repost0
21 octubre 2012 7 21 /10 /octubre /2012 14:16

 

 Me gustas cuando bailas, cuando me miras, cuando me hablas, cuando sonríes y me amas. Me gustas más cuando estás cerca de mí y entiendes lo que siento por ti. O cuando me abrazas, o cuando me besas, o cuando una sonrisa basta para hacerte feliz. Pero aún me gustas más, tanto que no lo puedo resistir, cuando me pierdo en tu piel y toda mi alma se entrega a tí. 

Compartir este post

Repost0
20 octubre 2012 6 20 /10 /octubre /2012 18:32

Estas cosas son, cuando

 en el día después del posfin del mundo,  brindemos por la congelación del sol. Al llegar el posfin  del mundo se desgarrará un poema  y lo mutilará, para que las palabras esculpan  insomnios ilegibles,  en noches sin lunas, donde inauditos rumores guerreros darán lágrimas a las lluvias. Que caerán sobre lugar...  ninguno. Vagando por los rostros  de los árboles, en murmurar  de lágrimas mustias. Que esperarán llegue el día, después del posfin  del mundo, con un cielo andrajoso de calles empedradas, en renglones perfectos,  de almas condenadas;  irán dejando una estela de sombrios ejércitos  en las puertas  del instante que mirará con un ojo  el silencio, donde vive una sonrisa  arrancada del rostro  de un lucero, donde la prosa calla y el fantasma del agua vaga en la espuma del fuego. Y estas cosas son, cuando  en el día después del posfin del mundo,  brindemos por la congelación del sol. 

Compartir este post

Repost0

  • : El blog de Pedro Jesús Cortés Zafra
  • : En este Blog, Pedro Jesús Cortés Zafra acumula sus artículos y otros escritos. Mediante ellos pretende expresar sentimientos y pensamientos enredando palabras.
  • Contacto

Archivos

Enlaces