Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
11 diciembre 2012 2 11 /12 /diciembre /2012 19:01

color-de-amapola.jpg 

 

 

Color de amapola

Con el alma a solas

Qué trabajo cuesta

Que abras la puerta

De tu corazón.

Dime la razón.

 

 

Que, a veces, mi boca,

Cuando dice algo

Ella se equivoca.

 

 

Eso no es motivo

Que también te pasa,

A veces, conmigo.

 

 

Pero yo no quiero

Que tú pienses luego

Que ya no te quiero.

 

 

Prefiero me digas

Todo lo que sientes

Aunque, algunas veces,

A decir no aciertes.

 

 

Yo no quiero eso

Prefiero decirlo

Dándote yo un beso.

 

Compartir este post

Repost0
11 diciembre 2012 2 11 /12 /diciembre /2012 17:25

 

Adelfa de mi jardín

¿sabes tú qué color

pone, en el aire, el sonar

 de las campanas de aquí?

 


Si suenan con alegría

Colores de la bandera

De mi tierra, Andalucía.

 

 

¿Y si suenan a tristeza?

 

 

Entonces querida Adelfa

Ponen el gris, del descontento,

Que cuando suenan así

Es que están tocando a muerto.

 

 

-¿Dime tú, Rosa amarilla

si en verde toda tu planta

¿de dónde el color tú pillas?

 

 

Es un color que me encanta

Y para que tú lo sepas

No lo cojo de mi planta

Sino del sol

Que, con fuerza, calienta

mi corazón.

 

Compartir este post

Repost0
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 20:25

 

Naranjos y olivos

Junto al camino.

En la mañana verde

Del campo frío.

.

Una barca, por el río,

Traía remos al viento.

Como flechas de madera

Iban señalando el cielo.

.

Naranjos y olivos

Junto al camino.

En la mañana verde

Del campo frío.

.

Niña, redondas sortijas,

Come naranjas maduras

Mientras canta el ruiseñor

En la alta rama oscura.

.

Naranjos y olivos

Junto al camino.

En la mañana verde

del campo frío.

Compartir este post

Repost0
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 19:39

La tarde caía.

 La niña, contaba

Olas del mar.

Y veía

Los barcos llegar.

 

 

De conchas

Hizo un castillo

Sobre la arena.

Y le puso una bandera

Con una rama de adelfa.

 

 

En la torre enjaezada

El aire color naranja

A la rama daba.

 

 

La tarde caía

Y  la niña volvía a contar

 Olas del mar

Viendo

Los barcos llegar.

 

 

 

Compartir este post

Repost0
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 14:25

Millones de años anduve, de ti, cautivo

Sintiendo tu mañana como un olvido

Por fin me hiciste feliz. Claveles de respeto

Eterno adornaban nuestros corazones vivos

 

 

Viniste trémula derribando barreras.

Con sentido cariño y esquemas de luz

Lejana y tenue, sin normas, apagando

En mis brazos mi amor dolido. ¡Eras tú!.

 

 

Aun sin palabras, tu nobleza, izaba mi alma.

Tu presencia describía tus sentimientos.

Sintiendo el sol divino de amoríos callados

Te di fidelidad para todo mi tiempo.

 

 

Suspiros, flor, ilusión, felicidad completa

Siente, desde entonces, por ti, mi corazón.

Amor, la luna gana belleza, estando a tu lado.

Me dejaste atrapado de honestidad y pasión.

Compartir este post

Repost0
9 diciembre 2012 7 09 /12 /diciembre /2012 02:31

Es Luna que sigue al alba

 

Desprendiendo honestidad

 

Luna, flor y sol divino,

 

Presencia y fidelidad.

 

 

Donde hubo tristeza enciendas

 

Los luceros de su alma.

 

Seas tú  farol de pasiones

 

Y  a ella le alumbres calma.

 

 

Adornado con claveles

 

Sea tu cariño sentido.

 

Flores marchitas le quites

 

A su corazón dolido.

 

 

Hoy las gracias quiero darte

 

Por hacerla sonreír

 

Cuídamela con dulzura

 

que siga siendo feliz.

Compartir este post

Repost0
9 diciembre 2012 7 09 /12 /diciembre /2012 02:18

Con un patrimonio oficial de 5,6 millones, debe a los bancos 413 millones de euros. El fiscal pide prisión incondicional. El juez impone una fianza de 30 milloncejos.

 

No ponen una fianza

Que no se pueda pagar

 Vamos a ver si la paga

El señor Díaz Ferrán.

 

 

A lo mejor le rebajan

Que el hombre muy pobre está

O a lo mejor se lo presta

Algún banco, ¡qué más dá!.

 

 

Un poco desacertada

Esta sentencia parece.

Quien posea ese dinero

Puede eludir a los jueces.

 

 

Puede destruir las pruebas

Debiera estar en prisión

Puede quitarse de en medio

Y no lo encuentra ni Dios.

 

 

La presunción de inocencia

Está ya más que agotada

Sólidas acusaciones

Son las causas anunciadas.

.

 

Compartir este post

Repost0
9 diciembre 2012 7 09 /12 /diciembre /2012 01:09

La asignatura de religión, según el anteproyecto del ministro Wert, vuelve a ocupar su preeminente lugar, desplazando a la Ética y a la  Educación para la Ciudadanía. (Armas del Diablo, no se deben enseñar)

 

 

Su anteproyecto permite

 

Conceder las subvenciones

 

A quien segregue por sexos,

 

Ya suponen sus razones.

 

 

Maldicen  coeducación

 

De nuestra Iglesia, los padres.

 

De mujeres no hay opinión,

 

Que de madres de la Iglesia

 

La opinión no es relevante.

 

 

 Porque el demonio acecha

 

Entre las faldas de ellas

 

Y a las pobres almas llena

 

De  perdición y vileza.

 

 

Y no pueden estudiar

 

Sólo piensan en el sexo

 

Lo dicen los “santos” padres

 

Que ellos saben de “eso”.

 

 

Así estaban ya las cosas

 

Antes de la democracia,

 

¡Ese invento diabólico

 

que arrebató tanta “gracia”!.

 

 

Con el ánimo encogido

 

Y la mano desplegada

 

A los colegios privados

 

Les llega una pasta gansa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
7 diciembre 2012 5 07 /12 /diciembre /2012 03:34

En la ardiente crueldad de las torturas,

Mi alma exhausta, macilenta y derribada.

Reclamando una tregua a los enigmas.

De sus brebajes paladeo la copa acidulada.

 

Las penas sollozantes salmodian

Con dramáticas liturgias a mi pecho mancillado.

Orilla del viento, tú, sombra esbozando mis penas,

Espinas absolutas, en mi cuerpo fatigado.

 

Ritual de mi ternura fue mecerte antaño.

Quedó, en mi regazo, inocencia herida yaciendo.

Tus manos de ágiles vaivenes tejían caricias

Y me vi capturado en las redes de los sueños.

 

Enjambres de ráfagas azules, desajustaban mi paz.

El eco de mi sangre retuvo la palidez de tu silencio.

Creí morir, mi corazón fueron cardos encendidos…

Mas me acostumbré a perder tan dulce cautiverio.

 

 

 

Compartir este post

Repost0
5 diciembre 2012 3 05 /12 /diciembre /2012 23:46

 

Mi preescolar.

 

            Si bien hasta los seis años no empezaba la escolarización, desde los cuatro, mis padres, decidieron enviarme a un colegio privado que había en calle Carril. En la primera casa según se sube a mano izquierda. A la espalda de la casa primera de la calle Toro. Vivía, con su familia,  Manolito Campos y tenía alquilado el salón de su vivienda a don Nicolás. Un maestro que daba clases a un alumnado de lo más variado en edad (desde cuatro hasta dieciséis) y que sentados en largos bancos, sin espaldar, se situaban alrededor de grandes mesas con capacidad (si se achuchan) hasta de doce o catorce alumnos. (En aquel glorioso tiempo, niños y niñas no podíamos compartir aula).

 

            Allí fue donde derramé mis primeros tinteros. Pues aunque parezca extraño, todos escribíamos con plumín y tintero. Todavía faltaban unos años para que aparecieran en nuestras vidas unos artilugios llamados bolígrafos, que nos libraron del papel secante y los borrones de tinta china.

 

           Bueno, en realidad yo lo único que escribía eran “palotes y reondones”, pero... eso sí, con pluma. Una hoja tras otra y un cuaderno tras otro. Siempre palotes, reondones y borrones que caían como tenebrosas manchas sobre el papel y cada uno de los cuales equivalía a una bronca, mayor o menor según fuera el borrón.

 

         Parece, hoy, imposible que un niño de esa edad pueda ir desde la calle Cantarranas hasta la del Carril, sólo o incluso acompañado por un hermano de sólo siete años. Como era mi caso, hasta la calle Bermejo y luego cruzar la plaza Baja solito hasta el colegio.  No creo que fueran más descuidados nuestros padres. Tal vez sí, menos ñoños. O es que sabían que la libertad de la que no gozaríamos de mayores, no era plan de cortarla desde tan temprana edad. Lo cierto es que así era. Y sobrevivimos.

 

         Nuestro patio de recreo era amplio: toda la plaza. Mientras, D. Nicolás, si el tiempo acompañaba, sentábase en una mesita de la puerta de la taberna de Parra; tabernero grueso y de gran bigote, que acudía presto a servirle unos vasos, de los que bebía cuanto vino le daba tiempo entre clases y clases. 

 

         Ello propició que cierta mañana que el maestro tardaba un poco en poner fin al recreo, los mayores me gastaran una broma de mal gusto o al menos resultó para mí de un gran susto. Ellos, trece y catorce años; yo, cuatro. Me dijeron: ve y dile al maestro que se deje ya de borracheras y vuelva a la clase. Yo, envalentonado por las risas de los grandullones me dirigí a aquel hombre grandote que siempre llevaba puesta su gabardina (hoy se diría al estilo Colombo) y tirándole de la bocamanga espeté a mi maestro lo que me habían encomendado y añadí algo más de mi cosecha. Así pues, entre nervioso y hecho el valiente, dije: “don Nicolás, déjese ya de borracheras y poca vergüenza y vamos para el colegio”.

 

         Exclamó: ¡¡¡Mira!!! e hizo un ademán de quitarse la correa. Seguramente ni se quitó la correa y probablemente ni se levantase, pero mi imaginación lo vio, correa en mano, persiguiéndome y, sin volver la vista, no pude parar de correr hasta encontrarme en mi casa, en los brazos de mi madre. Después mi padre daría las correspondientes excusas a don Nicolás y el asunto quedó resuelto, porque nunca, el maestro, me habló del incidente.

 

      Después de mucho tiempo, e infinitas páginas, conseguí hacer mis palotes y mis reondones sin borrones y así , con esa gran sabiduría, pasé a los seis años al grupo escolar que se inauguraba aquel curso.

 

          Ya no estaba junto a la iglesia como en mi edad de preescolar. Es decir, que ahora debía cruzar el pueblo entero para asistir a clase. Claro que... ¡ya tenía seis años!.

 

Compartir este post

Repost0

  • : El blog de Pedro Jesús Cortés Zafra
  • : En este Blog, Pedro Jesús Cortés Zafra acumula sus artículos y otros escritos. Mediante ellos pretende expresar sentimientos y pensamientos enredando palabras.
  • Contacto

Archivos

Enlaces