Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 20:23

 

La carne, enamorada

 

Ciegamente,

 

Da al cuerpo tristeza.

 

Y su belleza plena,

 

Puede ser sombría noche,

 

De horror llena.

 

Y de la nada,

 

Hacer surgir cadenas

 

Que a nuestra sangre mortal,

 

Inconsolablemente,

 

Hiera,

 

Nuestra sangre,

 

Diente a diente...

 

Y nos haga pasar la vida

 

Más lentamente,

 

Vena a vena,

 

De noche llena,

 

Hasta la muerte.

 

Compartir este post

Repost0
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 19:53

 

Palomas de desamor

 

Amedrentaban tus ansias.

 

Tus piernas se abrieron

 

Dando a luz

 

A tus hijas.

 

En el campo un acordeón

 

Pequeño y frío

 

Canta tu cansada existencia.

 

Con la vida a cuestas

 

Y tus pocos años

 

Suelos friegas

 

Y das las gracias.

 

Por la caridad

 

De dejarte los suelos

 

Fregar

.

 

Compartir este post

Repost0
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 19:26

Un abrazo total

 

Como olas de luz,

 

Envolviéndolo todo.

 

Como ardorosa rosa

 

De la música de tus brazos.

 

Ciega el alma,

 

De tanto gozo,

 

Intensas luces libres la atraviesan.

 

De parte a parte.

 

Como Dios al mundo.

 

Sin herida esencia,

 

Con clamor de arte.

 

Luz que, en interior, escondida

 

Y honda, sale dando vida.

 

Dando alas al alma

 

Y un mar de música

 

Donde está la verdad hundida.

Compartir este post

Repost0
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 18:39

 

Mi cielo, yo veo,

Mariposas blancas,

En tu rosa cuerpo...


Negros tus cabellos.

Negros como noche oscura

Negros y bellos.

  

Sobre la mesa mía

Las flores de tu jardín.

Mi corazón me pedía...

Los besos que yo te di.

  

Y pediste una poesía,

Le crayon, le livre, decias...

Yo miraba tu cintura

Y tus senos de clavel

Miraba tu cuerpo todo

Queriendo perderme en él.

  

Promesas y fantasías

A la princesa del cuento,

A esta francesita mía,

Que me engatusó en su piel.

 

Compartir este post

Repost0
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 15:37

 

                                  

         No recuerdo con exactitud si fue al comienzo de mil novecientos sesenta o a finales del cincuenta y nueve cuando los primeros televisores hicieron su aparición en mi pueblo. Había en todo Álora menos televisores que dedos tengo en una mano. Era un privilegio que pocos podían permitirse. Además, era algo mágico, podía verse a los locutores, que estaban en Madrid hablando, desde una casa de aquí. Incluso se veían hasta corridas de toros en riguroso directo. Eso sí, en blanco y negro. Alrededor de la tele  se juntaba todo el vecindario, invitado por  los dueños de semejante prodigio. ¡¡Una caja de madera, grandona, con un cristal oscuro delante en el que se veía la única cadena existente, TVE!!. Comenzaba sus  emisiones a las seis de la tarde y emitía ininterrumpidamente hasta las doce de la noche.

            Un amigo, vivía en la punta abajo de la calle Rosales. Era uno de esos hombres que, por mala que estuviese la cosa, siempre tenía trabajo, en el verdeo o en la faena tenía fama de buen cumplidor. Y era una de las primeras personas que compraron el citado aparato receptor de sonidos e imágenes.

            Mi abuela paterna, era vecina y fue invitada, una de las primeras tardes, a ver una película. Coincidió que yo, como muchos días, tras el colegio me fui a su casa e hizo extensiva a mí su invitación.  ¡¡ Qué alegría !!  ¡Por fin iba a poder ver esa cosa de la que tanto se hablaba en el pueblo! Y además podría ver una película, como en el cine, pero sin pagar...

            Debía ser invierno, porque la tarde amenazaba lluvia, el cielo estaba encapotado. A las seis en punto fuimos a la cita. De la mano de mi abuela la imaginación se me desbordaba pensando qué sería aquello. El pequeño salón comedor estaba repleto. La dueña de la casa, una mujer alta y de buen carácter, le ofreció una silla y yo me acomodé en el suelo, en primera fila, como toda la chiquillería.

            Tras la “carta de ajuste” una mujer hizo la presentación y comenzó. Era una película divertida y todos, excepto mi abuela, reíamos a carcajadas. Me extrañó su actitud y de vez en cuando la miraba de reojo, preocupado sin saber qué pudo disgustarla. Cuando salimos, tras dar ambos las gracias por tan amable invitación, en los pocos metros que separan la casa de la de mi abuela, mantuvimos la siguiente conversación:

Abuela, ¿no te ha gustado la película?

Sí hijo, mucho.

A mí no me gusta que me engañen ¿de verdad te ha gustado?

Que sí, muchísimo, pero ¿a qué viene esa insistencia en que no me gustó?

Porque allí estabas seria y ahora más.

Pero no era por la película...

¡Si nadie se ha metido contigo!, que yo sepa.

No, nadie.

Ah, claro, es que te da pena porque somos pobres y no podemos comprarnos una televisión.

No, no es ese el problema. Además eres muy pequeño para entenderlo.

Soy pequeño, pero no tonto. Claro que si no me lo explicas, no lo puedo entender.

¡¿Quién te pondría Pedro?! ¡ Con lo pesaito que son los Pedros!

Si no me lo quieres decir, no me lo digas,...

Bien... a ver cómo te lo explico... hay veces que una madre le dice a sus hijos que no se “junten” con tal o cual persona porque sabe que esa mala compañía no le hará aprender nada bueno. ¿eso lo entiendes?

Sí, abuela, ¿y?...

Pronto pondrán los televisores muy baratos y en cada casa habrá, por lo menos uno.

Ahí no estoy de acuerdo, eso sólo lo tendrán pocas gentes. Me han dicho que son muy caros.

Pues se pondrán baratos, niño. Y habrá en cada casa uno. A los aparatos de radio, les ocurrió lo mismo.

¡Vale, abuela, te creo! Pero...¿ por eso estás seria?. ¡Eso será estupendo!...

¡Y un jamón con chorreras!... Además habrá más de una emisora de televisión y montarlas debe ser carísimo.

No tenemos para comprarnos un televisor y tú estas pensando en lo caro que debe ser montar una emisora, ¡Es verdad que no hay quién te entienda!

Por eso no quería explicártelo, porque es difícil de entender.

Vale, me callo, sigue explicando tu idea. Pero si montas una yo quiero ser el presentador.

¡Cómo me tomes a guasa.!....

Que no... que era broma.

Pues yo estoy hablando muy en serio.

Perdona, lo siento...

Bueno, a lo que estábamos ¿quien va a montar una emisora de televisión?... Los que tengan muchísimo dinero y... ¿quién tiene muchísimo dinero? Los ladrones que viven a costa del trabajo de los demás. Y... ¿cómo son esos ladrones?... Muy sinvergüenzas. ¿A quién contratarán para que hablen por la tele?...  A otro granuja. Así que ya las madres no podrán decir a sus hijos: ¡No escuches a los granujas! Porque el granuja será el único que hable en la mesa a la hora de cenar y todos ustedes diciendo... ¡calla, que no oigo bien lo que dice la tele! Así que te lo digo desde ya... no quiero que te creas ni la mitad de la mitad de lo que digan en esa caja.

¡Es verdad que no te entiendo! y... además me parece que estás equivocándote.

Yo no lo veré porque nací en el siglo XIX, soy muy vieja y...¡Pero qué caramba! Llevo razón y tú sí lo verás. ¡Andandito que es tarde! 

 

            Y así fue cómo mi abuela María, a la que yo tenía por una mujer sabia me demostró que era más sabia todavía. Aunque yo tardase años en entenderlo. Cuando llegamos a la casa merendamos y tras terminar dijo como siempre: “Ya hemos comido, contentos estamos, Dios se lo pague a nuestros amos, que nos lo da porque lo ganamos. Y si no nos lo da... Que se vean en un zarzal. Ellos sin poder salir y nosotros sin poder entrar”.

 

 

Compartir este post

Repost0
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 01:36

Así ellos besan las manos

Que debían estar cortadas.

Encima firman recibos

Y se quedan sin coartadas.

  

Los bandoleros de ahora,

Al revés, son bandoleros.

Lo que a los pobres les roban

Regalan al usurero.

  

Al frente de toda trama

Nunca falta algún “Cabrón”

Con las libretas ocultas

Llámese Luis o no.

  

Corruptores y corruptos

Dos caras de una moneda

Les va a costar salir de esta

Por lo espeso... ¡de la mierda!.

 

Es que aquí hubo mucho enjuague

Y se enturbiaron las aguas

Y ya no hay quien lo pare

Que esto huele... ¡que te cagas!.

 

Hay quien compra las lentejas

En un almacén concreto

Que allí saben a “chorizo”

La prensa ha descubierto.

 

Ellos detestan la fama

Son mecenas muy modestos

Patrocinan los “artistas”

Y todos ellos contentos.

 

 

Compartir este post

Repost0
6 febrero 2013 3 06 /02 /febrero /2013 00:04

 

Emanando, la luz

Desde tu adentro,

Tu desnudo amoroso

Me va  envolviendo.

Es aire y mar desnudo

Aquí naciendo.


Una vibrante brisa,

Que fugitiva,

Muy tierna va fluyendo...

Da y quita vida.

  

Deseo “palpar de ciego”

En tu agua tierna.

Que tengo hambre mortal

De tu entrepierna.

  

Si contemplo tu cuerpo,

Desnudo en flor.

Carne del paraíso,

Veo yo, ¡amor!.

 

Compartir este post

Repost0
5 febrero 2013 2 05 /02 /febrero /2013 22:46

 

Mi amiga Carmen me informa que leyó la noticia de que quizás un grupo de desalmados, extraigan gas en parajes de Doñana. Sólo pensarlo me da escalofríos. A ella dedico este poema sobre cómo imagino yo el Parque Nacional de Doñana, si se llegase a cometer tal tropelía.

 

Serán tierras cautivas

 

Entre enfermedades de hojalata,

 

Un mar de tinieblas

 

Se esparcirá por el Parque.

 

Catástrofes de óxidos destruyendo vida,

 

Con vahos de fuegos enfermizos.

 

Entre turbias torres

 

Que brotaron de la codicia.

 

Calcinando los campos,

 

Convertidos en sombra pura.

 

Sin que les hieran los labios

 

Las ocultas mentiras camufladas

 

Transmutando todo paraíso

 

En infierno viviente.

 

Así te imagino, así te veo,

 

Sin el rostro que tenías normalmente.

 

Se oye desollar las membranas

 

Resecas de tus flores.

 

Convertirlas en sacrílegos despojos.

 

Con la muerte hiriendo la mano de Dios

 

Que creó tal paraje.

 

Simple y llanamente

 

Por la avaricia de un grupo de pillaje.

 

Compartir este post

Repost0
4 febrero 2013 1 04 /02 /febrero /2013 18:19

 

                                

          Siempre intenté ser honesto, aunque no santo. No creo en la santidad. No forma parte de la esencia humana. Y además es muy aburrida. A veces pequé y cuando lo hice, intenté ser un artista del pecado. ¡Total ya puestos!... Puse en ellos mis ansias hasta los tuétanos.


          También fui un hervidero de esperanzas y... de fracasos. Entonces viví desesperado de sueños y a veces de sombras. Pero hasta su último extremo lo uno y lo otro.

 

          Quizás, ya con mi barba blanca, aun no esté en condiciones de hablaros de la vida. Quizás soy un aprendiz de ella. ¡Los jóvenes somos eso! ¡Aprendices de vida!. Quizás cuando sea mayor...

 

          Antes os dije que pequé y lo bueno es que ni me arrepiento de ello. ¿de qué os hablaría si no hubiese sido así?. El amor era pecado. La lucha por los demás, era pecado... ¡Tantas cosas eran pecado! ¡Y daba un gustillo pecar!...

 

           Ahora peco poco y si lo hago es de vanidad. Hasta llego a pensar que nací para escribir. Para pintar con palabras los sentimientos propios y ajenos. Sí, creo que sí, cuando sea mayor quiero ser escritor. Entonces las letras que formen mis palabras, se lanzarán desde la cumbre del monte Hacho y planearán los sentimientos de vivos y no tan vivos. (Los muertos ni fu ni fa). Escribiré rápido. A la misma vertiginosa velocidad que las ideas danzan sobre mi cerebro. Y las palabras se mojarán. Sí serán mojadas. No me gustan los escritores que no se mojan. Escriben cosas muy secas.

 

          O a lo mejor me hago astronauta. Estaría bien buscar otro mundo donde hubieren encontrado un antídoto contra los políticos embusteros. Y donde los seres humanos se comporten humanamente.

 

          En fin... no sé... ¡Aún soy pequeño!.

 

Compartir este post

Repost0
4 febrero 2013 1 04 /02 /febrero /2013 17:22

 

          Todo en este país nuestro en el que ha caído la desgracia no es ruina y vacío. Existen, incluso en política, mayorías de personas que hacen de la honestidad un modo de vida. No todo es deshielo y desescombro. Hay millones de personas que aún, con la que está cayendo, tienen en su espíritu un mar de ilusiones y entusiasmo. Son cada jornada, con trabajo o sin él, optimistas y contagian e irradian luz a su alrededor, no cesando en el empeño de hacer cuanto esté en su mano para que nuestra sociedad mejore. Sólo les vence el derrotismo que entre los de abajo crece día a día. Pero son conscientes de que seguimos siendo mayoría. Aunque una minoría de sinvergüenzas tengan empeño en hacernos creer que todos somos iguales.

 

          No, no es así. Ellos son los truhanes y creer que toda la sociedad es así es insultar a tanta madre y tanto padre como se esfuerzan cada día en educar a sus hijos en valores y que además lo hacen desde el ejemplo. Son ellos, los de abajo, los que son más capaces de tender la mano que ayude a sus semejantes.

 

          A veces su mano no les llega, pero utilizan el grito, a ver si, de una vez por todas, los de arriba nos oyen y se dan cuenta de que más pronto que tarde, esto tiene que cambiar. A todas esas mayorías , más o menos silenciosas, que siguen teniendo la decencia que les falta a muchos poderosos, mi felicitación por ser como son. Y mi apoyo. Que jamás desesperen, porque DE ESTA TAMBIÉN SALDREMOS.  

 

Compartir este post

Repost0

  • : El blog de Pedro Jesús Cortés Zafra
  • : En este Blog, Pedro Jesús Cortés Zafra acumula sus artículos y otros escritos. Mediante ellos pretende expresar sentimientos y pensamientos enredando palabras.
  • Contacto

Archivos

Enlaces