Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 noviembre 2012 5 16 /11 /noviembre /2012 01:28

Sobre la caridad, la justicia social y la Navidad.

 

 

Si a los tristes dáis consuelo,
sensitivos corazones,
tendréis alas en el cielo,
y en 
la tierra bendiciones

RUBÉN DARÍO

     La verdadera caridad no está en la puntual limosna al que se agita preso de la más cruel miseria.


     Aunque convengo con todos que, desgraciadamente en muchas ocasiones, es necesaria esa puntual ayuda. La verdadera caridad está en la lucha diaria para impedir que nadie se vea en la tremenda situación de tener que depender de la limosna de otros. Rotas sus esperanzas, su ego, su presente y su futuro. Con la moneda que suplicante nos demandan y que damos en gesto las más de las veces para confortar nuestro espíritu, no se hace sino un contínuar la miseria del desdichado que caído nos tiende la mano.

 

     Existen una serie de Derechos, que llamamos Humanos y que como sociedad debemos exigirnos. Sólo así, cubiertos esos derechos, podemos dar paso a la verdadera caridad. Todo lo anterior es simple y llanamente Justicia como seres humanos.

 

     A mi torpe entender, la caridad es un gesto, una palabra, un silencio elocuente, un beso, una mirada... que alivia la tristeza que arrastra el alma de otro ser. Es como flor que se desprende al dar la mano a quien se siente azotado por la desgracia. Es hacerle ver sus méritos con frase amable que estimula y alienta al descreído. Que las más de las veces padece la ignorancia de sus múltiples valores. En ocasiones porque la caridad de aquellos que no movieron un dedo para que hubiese justicia social, les robó su autoestima.

 

     El hambre física es una lacra en medio de la sociedad del despilfarro. El vestido, el calzado, la comida, la vivienda, la sanidad y la educación son los mínimos imprescindibles para que podamos sentirnos seres sociales. Y eso no se soluciona con caridad, sino con civismo.

 

     La caridad debe ser el bálsamo que cicatrice las heridas del alma lacerada. La mano que estreche la de otro ser regalando paz, consuelo y alivio.

 

     Mientras seamos capaces de crear esa sociedad más justa y de lógica distribución de las riquezas. Hagamos a un tiempo la lucha por los de abajo contra los de arriba, el consuelo y alivio a los espíritus y el compartir los bienes con quienes menos tienen.

 

     Feliz Navidad. (Que es el nacimiento del Niño Dios, aunque, con la sociedad mundial en la situación actual, habrá que decir como D. Manuel Alcántara: "No digo que sí o que no // digo que si Dios existe // no tiene perdón de Dios".).

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

  • : El blog de Pedro Jesús Cortés Zafra
  • : En este Blog, Pedro Jesús Cortés Zafra acumula sus artículos y otros escritos. Mediante ellos pretende expresar sentimientos y pensamientos enredando palabras.
  • Contacto

Archivos

Enlaces